¡La novia se desmaya cuando el novio le cuenta un secreto en el altar!

Cuando piensas en un desastre en una boda, probablemente pienses en un invitado incómodo o en un problema con la banda de música. Pero que tu futuro marido te susurre al oído un secreto sorprendente en el altar es algo que nadie esperaba, especialmente Maggie. Y para empeorar las cosas, el camarógrafo había grabado todo el incidente para que todos lo vieran. El vídeo no tardó en hacerse viral en las redes sociales.

El deseo de más

Advertisement

Maggie y Caleb se conocen desde que iban al mismo instituto en Asheville, Carolina del Norte. También tenían amigos comunes, así que parecía un giro del destino que los dos acabaran juntos. La idea de salir con Caleb ya se le había pasado por la cabeza a Maggie, pero no creía que fuera a ocurrir nunca. Pero cuando Maggie y Caleb se graduaron en el instituto, los dos empezaron a verse de forma diferente. Su madurez había cambiado sus prioridades y algo había cambiado. Pero tanto Caleb como Maggie sabían que querían más. Una vez que decidieron salir, supieron que la espera había merecido la pena y que era lo que ambos habían querido desde el principio. Sin embargo, el día de su boda, Maggie descubrió algo sobre Caleb que la dejó insegura sobre la elección que debía hacer.

Sigue tus sueños

Maggie y Caleb eran estudiantes diligentes en la escuela y ambos trabajaban para alcanzar sus propias metas. Se apoyaban y animaban mutuamente para alcanzar las metas que se habían propuesto. Caleb estaba decidido a convertirse en marine y nada se interpondría en su camino. Sin embargo, lo que la desprevenida pareja no sabía era que con el tiempo se convertirían en mucho más que amigos. Y pronto, se harían famosos en internet. Pero no fue hasta 2013 cuando ambos admitieron sus crecientes sentimientos mutuos. Cuando se juntaron oficialmente, sus familias se sorprendieron mucho. A medida que la relación se afianzaba, Caleb y Maggie estaban encantados. Y no pasó mucho tiempo antes de que decidieran llevar la relación al siguiente nivel.

La gran pregunta

Caleb no tenía ninguna duda de que quería pasar su vida con Maggie. Sabía que ella era el amor de su vida. Así que no tuvo más remedio que decirle lo que sentía. Fue a una joyería y eligió el anillo de compromiso perfecto. Aunque todavía eran jóvenes, Caleb sabía que Maggie era la única mujer para él. Estaba seguro de que Maggie sentía lo mismo y estaba convencido de que le diría que sí. Pero, ¿era realmente eso lo que pensaba Maggie?

A la espera de una respuesta

Tras pedir permiso a los padres de Maggie, tuvo que hacer la gran pregunta. Cuando llegó el día, sintió que el corazón le latía más rápido mientras le pedía a Maggie que fuera su novia y sacaba el anillo de su bolsillo. Pareció que se eternizaba mientras esperaba su respuesta, pero ella dijo que sí. En aquel momento, Caleb y Maggie sólo tenían 22 años. Pero sabían que su amor sería suficiente para superar cualquier obstáculo que se interpusiera en su camino. Pero, ¿cuál podría ser el impactante secreto que Caleb contaría en el altar?

Estrés de la boda

Cualquiera que haya asistido a una boda sabe el estrés que puede surgir en el gran día. Todo tiene que salir bien y los planes tienen que ejecutarse a la perfección. Aunque Maggie solía ser imperturbable, el estrés de la planificación de la boda empezaba a pasar factura. En ese momento, Caleb también empezó a preocuparse. Los preparativos eran mucho más extensos de lo que esperaban y llevaban más tiempo del que habían pensado inicialmente. Se dieron cuenta de que pasaban menos tiempo juntos, lo que estaba poniendo a prueba su relación. Pero, ¿merecerá la pena?

El plan de Dios

Con tantos preparativos, la pareja tuvo dificultades para gestionar su tiempo, ya que tenían que combinar sus actividades profesionales con los preparativos de la boda. Sin embargo, la pareja estaba decidida a que todo el día fuera un éxito. El hecho de tener el mismo gusto en cuanto a la decoración, etc., y el hecho de que Caleb y Maggie compartieran los mismos puntos de vista religiosos aliviaron un poco la carga. Ambos creían que Dios les guiaría en este difícil momento de sus vidas. Pero no tenían ni idea de lo que Él planeaba hacer exactamente con ellos. Pero pronto lo descubrirían…

Una promesa

Afortunadamente, la pareja estaba acostumbrada a los tiempos difíciles. Así que se mantuvieron firmes en su decisión. A los ojos de Caleb, había encontrado por fin el amor de una mujer increíble, y estaba dispuesto a hacer cualquier cosa para conservarla. A menudo agradecía a las estrellas que Maggie estuviera en su vida. Y al igual que en el instituto, prometió apoyarla, protegerla y animarla durante el resto de su vida. Maggie no esperaba que se revelara un secreto en el altar que podría poner en peligro su relación.

Responsabilidades

A pesar de su edad, Caleb y Maggie eran muy maduros. Maggie lo atribuía al hecho de que tenía que vigilar el fuerte mientras Caleb estaba fuera. Él estaba a menudo fuera sirviendo a su país; había cumplido su sueño de convertirse en marine. Pero, por muy honorable que fuera su trabajo, suponía una gran presión para ambos. Maggie a menudo no sabía dónde estaba Caleb ni cuándo volvería a casa. Caleb había logrado su objetivo de convertirse en marine a los 19 años, tres años antes de su matrimonio. Esto no sólo era un logro impresionante, sino que también daba a la pareja una muy buena idea de cómo sería su vida juntos. La cuestión, sin embargo, era cómo afectaría esto a su vida después del matrimonio.

Los planes de boda

Los dos no fueron demasiado lejos con sus planes de boda, prefiriendo mantener su boda pequeña y centrarse más en sus convicciones. Sin embargo, se encontraron con un problema casi de inmediato. Todos los fotógrafos con los que habían contactado ya estaban reservados. Empezaron a preocuparse, ya que era lo único que faltaría en su boda. Como cualquier pareja, consideraban muy importante contar con la presencia de un buen fotógrafo, así que tenían que organizarlo. Esto era algo inusual para ellos.

El boca a boca

El día de la boda estaba cada vez más cerca. El fotógrafo aún no estaba arreglado y no podían encontrar a nadie que estuviera libre el día de su boda, ni siquiera un aficionado. Entonces ocurrió un milagro. Uno de sus amigos les sugirió un fotógrafo muy conocido, Dwayne Schmidt. La pareja sabía que estaba muy solicitado por sus habilidades y su talento. Decidieron ponerse en contacto con él con la esperanza de que estuviera disponible. Pero no eran demasiado optimistas con tan poco tiempo de antelación. Pero, por supuesto, valía la pena intentarlo.

El fotógrafo

Caleb y Maggie conocieron a Schmidt unas semanas antes de la boda. Él les mostró su portafolio y la pareja quedó muy impresionada con su trabajo. Inmediatamente decidieron pedirle que fotografiara su boda, ya que era claramente la mejor opción posible. Le hicieron la temida pregunta sobre su disponibilidad. Para su gran alegría, estaba disponible para su día especial. Nunca imaginaron que este fotógrafo perfecto cambiaría sus vidas para siempre. Pero después, ¿deberían haber contratado a un fotógrafo para que filmara todo el fenómeno el día de su boda?

El portador de malas noticias

Finalmente, todo había encajado en su sitio. La feliz pareja no podía imaginar que nada pudiera salir mal. Una semana antes de su boda, recibieron una llamada telefónica que puso su mundo patas arriba. La devastadora noticia hizo que la pareja se encogiera mientras buscaba una solución. Todo su matrimonio pareció desmoronarse tras esa llamada. La pareja no sabía cómo afrontar el giro que acababa de dar la vida. Su perfecto fotógrafo necesitaba ser operado de urgencia. Le tenían que extirpar piedras del riñón. Aunque la operación tuvo lugar una semana antes de la boda, era grave y no era seguro que estuviera lo suficientemente sano para hacer las fotos de su día especial. Maggie y Caleb decidieron seguir adelante y no dejar que nada se interpusiera en su boda.

La fuerza de la fe

La pareja se negó a abandonar su fe. Ya habían pasado por muchas dificultades, por ejemplo cuando Caleb estaba fuera. Este era otro obstáculo que sabían que su fe podía ayudarles a superar. Aunque la situación parecía desesperada, la pareja simplemente confió en Dios.

Ya sea por el poder de la oración o por los avances de la medicina moderna, la pareja se alegró mucho al saber que la operación de Dwayne había sido un éxito y que se estaba recuperando. Todavía le quedaba una semana de recuperación antes de la boda, así que la pareja trató de distraerse. Se centraron en lo que todavía iba bien y relativizaron sus problemas.

Unos días antes de la boda

Unos días antes de la boda, Caleb llamó al fotógrafo. Estaba preocupado y ansioso cuando llamó, pero no estaba preparado para lo que le dijo a Caleb. Dwayne estaba completamente curado y a tiempo para su boda. A pesar de lo estresante que había sido, todo estaba en orden para su gran día. Las oraciones de la pareja parecían haberles dado su propio milagro. El día se acercaba, todo estaba arreglado y todo estaba listo. Pero Caleb aún tenía un secreto en su mente sobre lo que debía decirle a Maggie. Pero, ¿era el altar el lugar adecuado para contar ese secreto?

Petición especial

Caleb era conocido por valorar la tradición en todos los aspectos de su vida, pero el día de su gran boda quería que todo fuera un poco diferente. Tenía algo muy especial en mente para el fotógrafo y cuando le contó su idea, le hizo mucha ilusión. Caleb se acercó al fotógrafo y le preguntó si podía hacer unas fotos muy especiales de la pareja antes de la ceremonia. Dwayne quedó sorprendido. Le pareció genial que la pareja rompiera con la tradición y quisiera hacer algo único e inusual. Esta sería una oportunidad para romper con la fotografía de boda tradicional y mostrar su amor por el arte y la composición.



El gran día

Cuando por fin llegó el gran día, Dwayne estaba felizmente recortando y capturando todos los momentos especiales de la boda. Hizo todo tipo de fotos para los novios y su familia, documentándolos mientras se preparaban para el día más importante de sus vidas. Y tal como Caleb había querido, el fotógrafo sabía que en algún momento estaría en la misma habitación que Maggie. Estaba bien preparado para ese momento, pero aún no estaba seguro de lo que iba a pasar. Sin embargo, sentía curiosidad y estaba ansioso por ver el resultado de las fotografías.

Romper con la tradición

Dwayne estaba con la novia y sus damas de honor y la sala estaba llena de mujeres emocionadas, todas vestidas para el día. Dayne hizo fotos durante todo el proceso, capturando cada detalle mientras se maquillaban y peinaban, a la espera de que Caleb hiciera su entrada. Cuando finalmente llegó el momento, Dwayne estaba listo. A través del objetivo, se podía ver a Caleb entrando por una puerta al fondo de la sala. Dwayne pudo ver por su lenguaje corporal que Caleb estaba muy nervioso por este momento. Dwayne se aseguró de hacer fotos.

Nunca lo olvidará

Maggie se quedó en la esquina, sin saber que Caleb estaba allí. Las demás mujeres de la sala vieron entrar a Caleb y se respiraba un aire de excitación y tensión en la habitación mientras todas esperaban con la respiración contenida. Caleb, con los ojos bajos, se ponía más y más nervioso cuanto más se acercaba a Maggie. Ambos habían esperado tanto tiempo este momento, y ahora por fin había llegado. Sólo podía imaginar el aspecto de su hermosa futura esposa detrás del muro. Era un momento que nunca olvidaría.

Ha llegado el momento

Caleb llegó por fin a las escaleras del otro lado de la pared. Una puerta junto a las escaleras estaba entreabierta y Maggie esperaba al otro lado de la puerta. Lo había esperado todo este tiempo, y ahora había llegado el momento en que por fin podían encontrarse. Era ahora o nunca. Dwayne dirigió su atención a Caleb mientras se acercaba a las escaleras y se apoyaba en la pared. La puerta se abrió lentamente y Caleb apenas pudo contenerse. Maggie se asomó lentamente a la puerta, con cuidado de no mirar a su futuro marido.

Tradiciones clásicas

Los dos no se miraron mientras prometían mantener algunas tradiciones clásicas. No querían casarse hasta haber pronunciado sus votos delante de sus seres queridos, amigos y familiares. Con eso, Caleb estiró el brazo alrededor de la puerta y buscó a ciegas con el suyo la mano de Maggie. Ella respondió y se acercó a Caleb en la puerta. En ese momento los dos se agarraron de las manos y se juntaron. Cuando sus manos se tocaron, se derrumbaron inmediatamente. Fue un momento muy emotivo que Dwayne quiso capturar para siempre.

La magia

Caleb y Maggie estaban absortos en su momento de intimidad: sólo existían el uno para el otro. Pero el resto del público tampoco pudo evitar sentir algo de la magia. Todas las mujeres de la sala estaban completamente embelesadas cuando vieron que la pareja se encontraba de la mano en la puerta. Dwayne estaba muy ocupado en ese momento. Quería capturar no sólo a los novios, sino también las reacciones de los demás. Era un momento muy bonito y faltaba mucho para que terminara. Pero el hermoso momento no duraría mucho, ya que Caleb aún tenía que compartir su secreto.

Oración común

La pareja estaba muy emocionada y tensa, pero querían asegurarse de decir todo lo que querían decir en ese momento. Las lágrimas rodaron por las mejillas de Caleb y Maggie cuando decidieron rezar una oración. Con voces temblorosas y las manos fuertemente unidas, pidieron a Dios que bendijera su matrimonio. Fue un momento sobrecogedor para todos los que lo presenciaron. Tanto Caleb como Maggie pidieron el apoyo y la orientación que buscaban, y pidieron que Dios les guiara en su matrimonio hasta el final. Querían moldear sus vidas juntos según la voluntad de Dios.

Bonita sorpresa

Caleb y Maggie habían planeado rezar juntos, pero Maggie no estaba preparada para lo que iba a suceder. Después de la oración juntos, Caleb dijo algo que había preparado cuidadosamente por su cuenta. Las palabras de Caleb fueron una gran sorpresa para Maggie y se quedó completamente sorprendida. Delante de todos los presentes, Caleb se armó de valor para hablar de sus verdaderos sentimientos y de su fe en Dios. Pero mientras empezaba a hablar, Maggie le escuchaba en silencio desde detrás de la puerta, absorbiendo cada palabra memorable. Pero no estaba sola. Nadie esperaba que lo dijera el día de su boda delante de todos.

Una bendición

Todos los presentes guardaron un silencio absoluto, como si estuvieran hechizados. Querían estar seguros de que Maggie había escuchado cada palabra de Caleb. Justo antes de comenzar la ceremonia, y con lágrimas en los ojos, Caleb tomó la palabra. Con las manos temblorosas, Caleb pidió a Dios que bendijera a su hermosa novia y también que bendijera a su hermosa futura familia. Caleb sintió que era lo que debía pedir antes de casarse y Maggie se sintió completamente conmovida por todo ello, cubriendo su rostro con las manos y sabiendo que había tomado la decisión correcta. La pareja no tenía ni idea de que ese momento sería compartido por tantos.

Agradecido

El bello momento quedó documentado y los familiares y amigos que no lo habían presenciado en persona pudieron vivirlo. Fue una gran manera de que la pareja compartiera su momento con quienes no pudieron asistir a su boda. Sobre todo, estaban agradecidos de que Dwayne estuviera allí para capturar el momento. De repente, cada vez más personas pidieron ver la conmovedora foto después de oír hablar de ella. Por supuesto, Maggie y Caleb estuvieron encantados de compartirla con todos sus invitados.

Momento especial

Dwayne había tomado una foto en particular que le hacía mucha ilusión. Ocurrió cuando la pareja se cogió de la mano al doblar la esquina. Maggie y Caleb desnudaron sus almas en ese momento y Dwayne se sintió privilegiado por haber sido testigo de este acontecimiento. La foto era tan bonita y conmovedora y Dwayne recibió tantos cumplidos de la familia de Caleb y Maggie que decidió compartir la foto en su página de Facebook. La gente de Facebook vio la foto y la compartió. En todos sus días como fotógrafo, Dwayne nunca había experimentado tal respuesta a una sola foto.

Viral

Todos reaccionaron muy positivamente a la historia de Caleb y Maggie. Les encantó lo que la foto representaba y les encantó que Dwayne fuera capaz de capturar una emoción tan genuina en la pareja. Dwayne sintió que la gente no sólo podía ver sino también sentir las emociones de la pareja al mirar la foto. Capturó el compromiso de la pareja entre sí y con su fe de una manera muy auténtica. Se sintió muy orgulloso y honrado. Para su sorpresa, las visitas en las redes sociales fueron aumentando y la gente apoyó su talento y comentó la increíble historia. Pero eso no fue todo lo que ocurrió el día de la boda….

Una historia conmovedora

Al final del gran día, la pareja no podía estar más contenta de cómo había ido todo. Aunque por momentos fue totalmente abrumador, lo único en lo que podían pensar era en el hecho de que ahora están juntos para siempre. Con eso en mente, Caleb y Maggie dieron las gracias a sus invitados y a Dwayne en particular. Su día no habría sido tan bonito si no lo hubieran podido compartir con estas personas tan especiales. Y cuando miran el momento que Dwayne capturó de forma tan bella, saben que nunca olvidarán las promesas que hicieron ese día.

Gran pregunta

Después de que Dwayne publicara la foto de Maggie y Caleb, la demanda de su trabajo se multiplicó por diez. Tanta gente había compartido la dulce foto que pronto más y más parejas conocieron su trabajo. Con su nueva fama, Dwayne recibió cientos de solicitudes de parejas que buscaban un fotógrafo de bodas excepcional. La cosa se desmadró tanto que Dwayne tuvo que cancelar 16 bodas en un verano porque tenía una foto increíble que se había compartido cientos de veces. Al final del día, Dwayne no pudo evitar tener su propia pizca de fe.

El enfoque se mantiene

Y la foto que tomó Dwayne sigue llamando la atención, y su impacto no desaparecerá pronto. La foto apareció en la portada de «I Do!» y la publicación de Dwayne en Facebook se compartió más de 100 veces y recibió más de 900 likes, expresiones de amor y emociones lacrimógenas. La foto original de Maggie y Caleb que publicó Dwayne ha recibido desde entonces más de 61.000 «me gusta», 9.000 compartidos y más de 3.000 comentarios. Personas de todo tipo parecen encontrarse con la foto, y siempre evoca sentimientos profundos. Esto se debe a que es un hermoso gesto de amor verdadero.

Vida normal

Después de su matrimonio, Caleb y Maggie asumieron que llevarían una vida normal. Pero después de que su foto especial apareciera en Internet, todo cambió radicalmente. Habían atraído una gran cantidad de atención y fans. La pareja, que se había hecho famosa de la noche a la mañana, fue invitada a acompañar a Dwayne en muchas apariciones en programas de entrevistas y participaron en todo tipo de entrevistas hablando de su fe, su amor y el día de su boda. A la pareja le resultaba extraño, simplemente estaban contentos de poder ayudar a Dwayne con su negocio, y todo por un giro del destino que había llevado al fotógrafo a sus vidas. Pero eso no fue todo lo que ocurrió en la boda….

Un recuerdo para siempre

Caleb había ahorrado hasta el último céntimo que tenía. Trabajó muchas horas para el gran día. Estaba ahorrando para algo muy especial para su futura esposa… incluso más que una gran y hermosa ceremonia. Maggie había planeado la ceremonia, y él quería hacer algo especial para ella que nunca olvidara. Se inclinó hacia ella y le susurró lo que Maggie pensó que era un inocente beso en la mejilla: «Tengo una sorpresa para ti…. volaremos a Fiji justo después de la boda». Pasaron 10 segundos, tras los cuales Maggie se limitó a arrodillarse ante el altar, boquiabierta. Luego, de repente, sobrecogida por la emoción y la conmoción, ¡se desmayó! Caleb no podía creerlo. Su novia, para la que tanto había planeado y preparado, se desmayó en el altar. Bueno, esta historia tiene un final feliz después de todo, porque el videógrafo dejó de filmar a Maggie poco después.